domingo, 2 de junio de 2013

LAS RAZONES DEL VOLCAN COPAHUE



Cuando la tierra tiembla de miedo a sus pies. Cuando el cielo manda olor a azufre y no es el demonio. Cuando la lluvia que llueve es ácida y gris. Cuando el pillán ronca como dormido pero no está dormido. Cuando abre la boca y humea. Y se prepara para regurgitar. Cuando se mueve el mundo que ellos pisan, en los tobillos de la cordillera, los mapuches de Huayq...uillán saben que el volcán está exasperado.
Los ancianos transmiten la verdad a los que van naciendo y sobreviven a una conquista del desierto que nunca acabó. El volcán Copahue, en realidad, está vivo. Es un espíritu. Un pillán. Es la cosmovisión de la comunidad, como la cosmovisión cristiana relata a un hombre bueno al que asesinaron para resucitar al día tres.
Cada comunidad mapuche está emparentada con un volcán. A Huayquillán le tocó el Copahue. Allí está toda la energía que pone en pie a los árboles y en vuelo a los pájaros. Todo lo bueno y lo malo de los hombres se arremolina en la boca del volcán. Y cuando lo malo es aluvional, se fastidia. “Cuando se le hace algo a la tierra, ella lo devuelve con señales”, dicen.
Hacía doce años que el volcán dormía. Pero el gobierno de Neuquén quiere construir una planta geotérmica en los alrededores. Los mapuches saben que sería un castigo. Que le quitarían al volcán la energía que mantiene en pie a los árboles y en vuelo a los pájaros. “Queremos que el volcán sea libre”, dicen.
En diciembre el Copahue comenzó a humear. Se despertó de visible malhumor. La obra cuesta 134 millones de dólares y la mayor parte sería aportada por el Banco Interamericano de Desarrollo. Mapuches de Huayquillán tomaron coraje y viajaron al Ombligo Civilizado para ir a las oficinas del BID en Esmeralda y Mitre y avisarles que el volcán estaba irritado. Que corren peligro las termas y el glaciar. Que la energía de la planta geotérmica serviría para poner en marcha un proyecto minero a cielo abierto. Que quitarle la energía a él es menos caro que buscar otras fuentes.
Que ni el pillán ni la comunidad Huayquillán están dispuestos a que el mal llueva ácido sobre la vida en paz.
Por eso el Copahue vuelve a toser con reflujo en estos días. Por eso tiemblan los valles otra vez. Son las razones del volcán.



ESPERANDO LA LUNA NUEVA GEMINIANA NOS ZAMBULLIMOS JUNTO CON EL STELLIUM PLANETARIO EN EL AQUA CANCERIANA: A esto le sumamos que el próximo 7 de junio, Neptuno en Piscis iniciará su retrogradación, en estos momentos ha iniciado ya su fase estacionaria (pareciera no moverse del todo) lo hace a los 5°22' de Piscis .“Nada es más suave y más flexible que el agua, sin embargo, nada puede resistirse a ella” Lao Tzu.
Este es un tiempo propicio para concentrarnos en lo que nos beneficia a largo plazo en la realización de nuestras metas, y de unir lo que genera división y conflicto en nosotros y en nuestro entorno. Es un tiempo propicio para escucharnos y estar atentos a nuevas ideas e inspiraciones que nos abran nuevas puertas de expresión con coherencia e integridad. Es un tiempo para tejer puentes con la palabra que generen nuevas maneras de relacionarnos con la atención puesta en el equilibrio de nuestros intercambios energéticos. Es un tiempo para calmar nuestra mente inquieta y abrazar la confianza de ser quien somos. JALLALLA LA DOC





ENTRE LA PRIMERA Y LA SEGUNDA TEMPORADA DE ECLIPSES CANTAMOS: SIEMPRE HABRA VASOS VACIOS CON AGUA DE LA CIUDAD LA NUESTRA ES AGUA DE RIO MEZCLADA CON MAR..... LA CIUDAD NO HABLA DE VACIOS EL COSMOS Y LA PACHAMAMA DE VASOS LLENOS Y ENTONCES VOS DE QUE LADO ESTAS?????????
La primera temporada de eclipses del año terminó con un eclipse lunar en Sagitario. Los eclipses y su energía se ve justificados por aquella primera ley de la termodinámica, esa muy conocida por todos y que reza algo así: “La energía no se crea ni se destruye, tan sólo se transforma”. Los eclipses como he mencionado en otros momentos tienen un efecto “off and on” en nuestras vidas, se apaga la luz se vuelve a encender y lo que estaba ya no está, pero, algo nuevo ocupa su lugar. Entender lo que ha de ocurrir en los próximos meses hasta que lleguemos a la segunda temporada de eclipses, la cual por cierto, incluirá dos eclipses, el primero será uno lunar en los 25 grados de Aries (18 de octubre) y el último uno solar en los 11 grados de Escorpio (3 de noviembre), dependerá en gran parte del entendimiento del mensaje de esta primera temporada de eclipses, por eso, debemos retomar un poco lo que hemos vivido en estas últimas 4 semanas y lo que nos ha traído estos últimos tres eclipses.Hemos finalizado la primera temporada que incluyo un eclipse lunar en Escorpio (25 de abril) uno solar en Tauro (10 de mayo) y finalmente este recién acontecido en Sagitario. El mensaje de estos tres eclipses está impregnado de la energía Escorpio-Tauro, el apego y el desapego. Aferrarse con fuerza a lo conocido puede ser tan arriesgado como irse de bruces tras lo desconocido. Escorpio-Tauro también nos habla de intimidad, de que tanto somos capaces de darle a nuestra pareja o hace persona que estimamos con tanta intensidad. Las finanzas son otro tema abordado durante estas últimas semanas y que lo más seguro estará muy vigente en los próximos cinco meses. Esta dupla también nos recuerda el otoño y la primavera. Son signos que también nos hace retomar temas como la sexualidad, la maternidad y la fecundidad, tal vez algunos no lo ven a simple vista, pero, recuerda que la Luna (planeta involucrado con la maternidad) se exalta en Tauro mientras que en Escorpio ella está en su signo de Caída. Puede que también lidiamos con nuestra luz como con nuestras sombras durante estos próximos meses. Sin embargo, aunque esta primera temporada tiene estos matices tan profundos, el cierre fue con un eclipse sagitariano, un signo que nos pide ver más allá del aquí y el ahora. Al haber ocurrido este eclipse en el signo de Sagitario, los próximos meses aun cuando sigamos luchando con nuestras sombras, lidiando con las finanzas o viendo enemigos ocultos por doquier. Sagitario nos hace seguir su flecha luminosa, la luz de la esperanza y el optimismo debe ser nuestra guía en esta brecha que terminará en octubre cuando empiecen otra vez los eclipses. El signo del Arquero está regido por Júpiter, por eso, este último eclipse también nos pide seguir paso a paso a este gigante planetario. Y como el Universo es sincrónico, vemos cómo después del eclipse los planetas en Géminis han empezado a hacer conjunción con Júpiter, primero será Mercurio (este lunes 27 de mayo) luego será Venus (martes 28 de mayo) y finalmente será el Sol (este 19 de junio). Estas conjunciones nos recuerdan la importancia de ser optimistas y afrontar los retos sin desfallecer. Ser optimista no significa que serás feliz todo el tiempo, significa que no te dejarás amedrentar por las dificultades. Júpiter no sólo jugará un papel importante en estos próximos meses debido a estas conjunciones sino también porque el 25-26 de junio estará ingresando en Cáncer, el signo de su exaltación, un signo de agua en el cual el “Deus Pater” nos recordará su función de “Pater Familias” sí, la familia, nuestros fundamentos morales estarán siempre de primero, además Júpiter en Cáncer estará armando un Gran Trino con Neptuno en Piscis y con Saturno en Escorpio, entenderemos por fin aquello de porque “sentir es el nuevo pensar”. Júpiter en Cáncer estará en una posición muy favorable con el eje nodal Escorpio-Tauro. Este último eclipse fue la clave, para hacernos mirar una vez más el vaso, aquel vaso que para algunos está medio vacío, para otros medio lleno, pero, para los jupiterianos siempre estará lleno en su totalidad, porque como te decía hace un año en mi primera nota de Júpiter en Géminis, lo que no lo llena el agua lo llena el aire y la analogía es perfecta porque lo que no te ha dado Júpiter en Géminis que es Aire seguro te lo concederá Júpiter en Cáncer que es agua. COMO DICE ATAHUALPA YUPANQUI: La flecha ya está en el aire, Para llenarse de sol JALLALLA LA DOC



Seguimos Caminando Juntos
Dra Monica De Luca - Mayta Pacha