jueves, 17 de mayo de 2012

El Polo Norte quedó cargado por la tormenta solar de esta mañana


Pese a hipótesis anteriores que lo negaban, en el Sol pueden producirse superexplosiones capaces de provocar tormentas magnéticas y fuertes emisiones de radiación hasta ahoradesconocidas que podrían destruir la Tierra.

Una sola supertormenta solar podría derretir la Tierra

Esta es la conclusión de un grupo de investigadores del Observatorio de la Universidad de Kyoto, en Japón, dirigido por el profesor Kadzunari Shibata.

Hasta ahora se creía que el Sol solo era capaz de provocar erupciones convencionales, que frecuentemente van acompañadas de emisiones de radiación o de plasma, y son capaces de generar tormentas magnéticas. A veces pueden causar fallos en los sistemas de comunicación, 'noquear' satélites e incluso irradiar a los astronautas.

Los científicos pensaban que las colosales superexplosiones, capaces de liberar hasta 10.000 veces más energía que las erupciones solares hasta ahora conocidas, se producían sólo durante el llamado efecto ‘Júpiter caliente’, es decir cuando alrededor de una estrella está rotando un planeta de masa similar a la de Júpiter a una distancia mucho más corta que la que hay entre Mercurio y el Sol.

Al tratar de comprobar o refutar esta teoría, los científicos japoneses usaron el Telescopio Kepler de la NASA para medir en la Vía Láctea el brillo de cerca de 83.000 estrellas similares al Sol en tamaño y temperatura durante el periodo comprendido entre abril y diciembre del 2009, a intervalos de 30 minutos.

Como resultado, en 148 de ellas se detectaron 365 superexplosiones que permitirían asumir que el Sol no tiene por qué ser una excepción y que en cualquier momento este fenómeno podría suceder también en él.

"Una superexplosión es capaz de causar un enorme daño a la Tierra, por lo que es necesario continuar con la investigación," adviritió el profesor Shibata.

La tormenta de hoy

Una tormenta solar con rayos X de magnitud M5.1 se registró esta mañana a las 1:47 hora UTC y finalizó a las 2:14 hora UTC, lanzando moderadas llamaradas en dirección a la Tierra, interferencias en las comunicaciones, ráfagas electromagnéticas y desató una leve tormenta de radiación que puede afectar principalmente a los astronautas, los vuelos en altura y las altas latitudes polares.

Las tormentas solares se clasifican según su magnitud del efecto de rayos X en A, B, C, M y X. Las de clase A, B, y C no tiene efectos mayores en la Tierra, mientras que las tormentas M y X dependiendo de lo prolongadas que son, tienen potenciales efectos en la Tierra o en los satélites.

Aunque normalmente los sistemas de medición señalan la magnitud de rayos X durante la tormenta, un estudio de la NASA confirmó que existen efectos retardados de rayos ultravioletas, que ocurren después de estas explosiones solares. Estas altas emisiones ultravioletas retardadas tendrían mayores efectos que los rayos X medidos, según la NASA.

Numerosas explosiones solares menores y moderadas registró el Sol en estos días, sin embargo, para que signifiquen un nivel de alerta a nuestro planeta o a nuestros satélites, las llamaradas y vientos solares deben dirigirse directamente a la Tierra.

La tormenta solar de hoy fue acompañada de Eyección de Masa Coronal (CME) y señaló una alerta por interferencias en las comunicaciones a nivel R2 (en que R1 es la alerta menor y R5 la mayor) . Esta alerta R2 significa que se producen alteraciones en las comunicaciones de alta frecuencia y en comunicaciones de baja frecuencia por breves minutos.

Flujos de protones impactan la Tierra con Tormenta de radiación solar

A las 2:53 de hoy, conjuntamente a la Tormenta solar, el Centro de Predicciones de Clima Espacial alertó que el Sol desató un gran flujo de protones en dirección a la Tierra superando los límites de seguridad provocando de esa manera lo que se conoce como una Tormenta de radiación solar que fue estimada de nivel S2 (entre S1, que es la menor y S5, que es la mayor), según el reporte de la Agencia Atmosférica y Oceanográfica de Estados Unidos NOAA.

Los impactos potenciales fueron dirigidos a la parte iluminada de la Tierra que en ese momento estaba en el Este, y a esta hora ya se han minimizado en las latitudes bajas, pero perdurarán unas 16 horas más en las latitudes altas de los polos.

La radiación solar puede indicar un mayor riesgo biológico para los astronautas o los pasajeros y la tripulación en alta latitud, y los vuelos a gran altitud.

Además, las partículas energéticas pueden representar un mayor riesgo a todos los sistemas de satélites sensibles a los efectos de eventos individuales.

Pasadas las horas la tormenta permanece ahora en nivel S1 o menor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario