domingo, 5 de junio de 2011

INFORME DESTACADO: ACTIVIDAD SISMICA EN LA PUNA - ESTUDIOS SOBRE LA FALLA DE LA CORTEZA ANDINA: Lineamiento Continental Calama-Olacapato-Toro (C-O-T).

 
Hace un tiempo, la revista Nature advirtió que un sismo de 8,9 grados en la escala de Richter, como el que azotó a Japón el pasado 11 de marzo, podría sacudir a Bolivia. Un terremoto de esta magnitud incluso podría afectar a países limítrofes como Argentina y Paraguay. ¿Está preparada la región para afrontar este tipo de catástrofe natural? Que sabemos de la llamada Caldera de Calama y la falla Andina del COT ????
 
Estudios de los Sismos  en la Puna ¿Qué está pasando?
Por Ricardo Alonso
Primero fue el Valle de Lerma desde febrero hasta mayo de 2010 y ahora es la Puna. En tres meses, desde enero a abril de 2011, tres sismos importantes se produjeron en la anatomía interna de la Puna, próximos al límite interprovincial Salta-Jujuy, que allí coincide con una gran falla profunda de la corteza andina: el Lineamiento Continental Calama-Olacapato-Toro (C-O-T). Así, el 24 de enero de 2011, a las dos de la mañana, se produjo un sismo en medio de la Puna, en inmediaciones del salar del Rincón, el cual se encuentra cerca de Olacapato, en el departamento Los Andes, Salta. La profundidad del evento, que según el servicio geológico de los Estados Unidos alcanzó una magnitud de 4.8, fue de 174 km y se sintió claramente en distintos lugares de la provincia, haciendo temblar los caireles de algunas arañas de techo en la ciudad de Salta.
La mayoría de los salteños se encontraba durmiendo a esa hora por lo que pasó casi desapercibido. No así para las estaciones sísmicas globales que enseguida registraron el dato y comenzaron a analizarlo. Pasaron apenas dos meses y medio y otra vez la Puna volvió a temblar. Efectivamente, el 11/4/2011 a las 4:55 horas hubo otro sismo próximo al límite entre las punas de Salta y Jujuy, al parecer a lo largo del Lineamiento C-O-T, cuyo epicentro se ubicó a 180 km al noroeste de la ciudad capital de Salta, a una profundidad de 221 km, alcanzando una magnitud de 5.1 Mw. Pasó solo un día, y el 12/4/2011 a las 18:44 horas, se produjo un nuevo sismo cuyo epicentro se ubicó a 150 km en dirección oeste de la ciudad de San Salvador de Jujuy, en una falla del interior del Salar de Cauchari, a 187 km de profundidad y con una magnitud de 4.4 Mw. Lo que pasa es que la Puna en general era considerada -debido a la falta de información- como una zona de baja o nula sismicidad cortical. Las razones también incluyen, que al ser poco habitada, no hubiera reportes de sismos o terremotos de menor intensidad y que puedan ser registrados por las redes globales de USA y Alemania, o por la red argentina del INPRES. Sin embargo, algunos hechos comenzaron a desmentir esa situación.
Los estudios que llevamos adelante los miembros del proyecto científico internacional PUDEL (Puna Delamination), conformado por investigadores alemanes, norteamericanos, chinos, chilenos y argentinos, entre ellos los doctores Benjamin Heit, Xiaohui Yuan, Rainer Kind, Suzanne Kay, Eric Sandvol, Ricardo Alonso, Beatriz Coira, Diana Comte, Larry Brown, entre otros, pertenecientes a distintas universidades e instituciones, tales como el GFZ (Centro Alemán de Investigación en Geociencias), Universidad de Cornell (EE.UU); Universidad de Missouri (EE.UU.); Universidad de St. Louis, (EE.UU.); Universidad Nacional de Salta, Universidad Nacional de Jujuy, y Universidad de Chile (Santiago), muestran ahora que la Puna tiene una corteza bastante sísmica con eventos de menor intensidad y a escasa profundidad. Los recientes  temblores del salar del Rincón, salar de Cauchari y lineamiento C-O-T, son en cambio sismos típicos de la placa de Nazca y por eso la profundidad en que ocurrieron. Estos sismos son similares a los que mencioné en alguna oportunidad  como los más profundos del mundo y es que Salta tiene la particularidad de poseer datos de sismos de la placa oceánica desde los 120 km a los 600 km de profundidad. Por debajo de la cadena andina de volcanes la profundidad de la placa es de unos 100 km, por debajo de Salta ciudad unos 250 km y por debajo de Rosario de la Frontera llega a los 600 km de profundidad. Sismos como los que se produjeron recientemente se sabe que  se producen, por debajo de la Puna, al menos unos 20 por mes (¡o sea casi uno por día!). A mayor profundidad menor efecto tienen las ondas sísmicas que se propagan a través de las inmediaciones del epicentro y es por ello que estos sismos son poco destructivos pero a su vez muy útiles a la hora de investigar el interior de la Tierra. Gran parte de la información concerniente a sismos profundos y corticales en esta región, sirven para obtener una tomografía computada de nuestra Puna y proviene de las 70 estaciones sísmicas que estuvieron funcionando por dos años en el noroeste argentino, entre diciembre de 2007 y noviembre de 2009, bajo la supervisión del científico salteño Benjamín Heit, actualmente en Potsdam (Alemania). Dicha información aporta elementos muy interesantes para entender las características sismo-tectónicas de la Puna.
Para explicarlo de una forma más simple, los datos de la tomografía sísmica que hemos comenzado a obtener nos muestran que la corteza continental de la Puna, tiene anomalías de velocidad que indicarían la presencia de fluidos a alta temperatura. Por ello se piensa que aparentemente la Puna, al poseer una corteza más caliente, puede producir gran número de eventos de mediana magnitud que se presentan en forma de “clusters”, o sea agrupados a la manera de un racimo, en inmediaciones de centros volcánicos, o de grandes lineamientos como el de Calama-Olacapato-Toro, y también en algunos en los bordes de los salares.
En el proyecto PUDEL, los datos obtenidos muestran que existen una gran cantidad de sismos bien localizados en la Puna austral y en el límite oriental con los Valles Calchaquíes, con profundidades que no superan los 15-20 km. Recuérdese los sismos que se presentaron al oeste de Cafayate, en las sierras de Narvaez y Compuel, casi en el borde con la Puna en 2010. Esto último resulta sorprendente porque se daba por sentado el aceptar los estudios preliminares sobre la inexistencia de sismos locales. Se creía que la Puna estaba muerta, pero resulta que está bastante activa. Los sismos puneños tienen mecanismos focales que responden a fallas inversas y transcurrentes, con sentido de aplastamiento este-oeste, que demuestran que la región en conjunto de encuentra en estado de compresión. Es más, todo el sistema andino se sigue moviendo, y cuando decimos andino, decimos Salta y Valle de Lerma, Puna-Altiplano, Cordillera Oriental, sistema Subandino, etcétera. Mucha de la información técnica fue presentada a la comunidad científica internacional en dos congresos recientes. El primero de la Unión Geofísica Europea (EGU), llevado a cabo en Viena en 2010, donde se expuso sobre la situación de la corteza de la Puna por debajo de la caldera volcánica del Galán en Catamarca, y otro en diciembre de 2010, en la Unión Geofísica Americana (AGU), llevado a cabo en San Francisco (California) donde  expusimos sobre la estructura sísmica y los espesores de la corteza continental y el manto litosférico, principalmente por debajo de la Puna austral. Nuestros datos indican una zona de baja velocidad sísmica, a unos 30 km de profundidad por debajo del complejo volcánico Galán en la Puna catamarqueña y parece estar señalando la presencia de una gran cámara magmática en una zona donde se registran varios sismos de mediana magnitud con una corteza de casi 80 km de espesor. Téngase presente que el cerro Galán produjo una erupción catastrófica hace menos de dos millones de años, expulsando lavas ignimbríticas hasta 100 km de distancia, columnas de billones de toneladas de cenizas, y formando un cráter gigante (caldera) de 40 km de diámetro. Se trata de una de las calderas continentales más importantes del mundo por su tamaño y grado de conservación. Aguas termales de alta temperatura todavía están saliendo por los bordes de la caldera, tal como las que alimentan al río de los Patos, en el salar del Hombre Muerto, famoso por sus espectaculares truchas rosadas.
Estos datos nos sirven para analizar más a fondo las características geodinámicas de nuestra Puna y valles adyacentes. Lamentablemente no tenemos datos acerca de la actividad tectónica de muchas de las fallas que allí se encuentran y no sabemos si estuvieron activas o inactivas durante un cierto periodo de tiempo y si han comenzado a mostrar actividad nuevamente. No nos olvidemos que el terremoto de Salta del 27 de febrero de 2010 fue de más de 6 grados de magnitud y eso de por sí ya genera liberación de energía que puede afectar a fallas pre-existentes. La nueva situación sísmica que se vive en la región indica la necesidad de poner una estación permanente cuyo lugar ideal sería San Antonio de los Cobres y que podría convertirse en la primera estación global de la provincia de Salta. En este sentido están avanzadas las gestiones entre el INPRES de San Juan (Argentina) y el GFZ de Potsdam (Alemania), para instalar dicha estación en el pueblo andino de San Antonio de los Cobres.
Tiempos de estar atentos a los Apus, a Mama Quilla, a Tata Inti, a Yaku Mama y a la Pachamama toda !!!
Sarantaskakiñani
Seguiremos caminando...
Dra Monica De Luca Mayta Pacha

No hay comentarios:

Publicar un comentario