viernes, 20 de mayo de 2011

La banda de los planetas errantes

DESCUBRIMIENTO EN LA VÍA LACTEA
 Un equipo de científicos anunció el descubrimiento de 10 planetas, similares a Júpiter —el más grande del sistema solar—, según un estudio publicado en la revista Nature, citado por la BBC. Son planetas de una nueva categorías, catalogados como “solitarios, que flotan por su cuenta en la oscuridad y lejos de cualquier estrella”, quizás expulsados de otros sistemas planetarios, por fuerzas gravitacionales y colisiones interplanetarias.
"Están encontrando pruebas de una gran cantidad de planetas muy grandes", dijo Alan Boss, del Carnegie Institution for Science, en Washington DC, quien no participó de la investigación pero se manifestó maravillado.
Si giran en torno de estrellas, su número indica que cada estrella de la galaxia tiene 1 o 2, "lo cual es asombroso", porque es 5 o 10 veces el número de estrellas que, según los científicos, albergaban planetas gaseosos gigantescos, dijo Boss.
Pero si erran libremente, eso "sí que sería alucinante" porque sería difícil explicar cómo se formaron, prosiguió.
De ser cierto, esto confirmaría ciertas teorías de que los planetas en formación pueden ser expulsados de sus órbitas, dijo Lisa Kaltenegger, del Centro de Astrofísica Harvard-Smithsonian.
Diversos científicos han reportado objetos errantes en las regiones del cosmos donde se forman las estrellas, pero éstos parecen ser otra cosa, dijo el físico David Bennett, de la Universidad de Notre Dame, uno de los autores del estudio.
Bennett y colegas de Japón, Nueva Zelanda y otros países reportaron sus hallazgos en la revista Nature. No observaron los objetos directamente, sino que aprovecharon el fenómeno de que los objetos de gran masa tuercen la luz de estrellas distantes con su fuerza de gravedad, tal como hacen los lentes. Por eso se concentraron en buscar esos eventos "microlenticulares".
Es la gravedad de la masa del planeta en primer plano la que curva el espacio, actuando como una lupa gigante. Pero estas señales solamente se observan cuando el telescopio capta una alineación exacta con una estrella, algo que ocurre pocas veces y en periodos tan cortos como 2 días, por lo que es casi una carambola dar con estos eventos.
El hallazgo se produjo en observaciones realizadas en 2006 y 2007 de la parte central de la Vía Láctea: planetas errantes, bolas de gases como los planetas más grandes de nuestro sistema solar, que ayudarían a comprender cómo se forman los planetas
Los científicos hallaron 10 y estimaron que cada cuerpo tiene una masa similar a la de Júpiter. No hallaron la menor señal de una estrella cercana, al menos a una distancia menor a 10 veces la que existe entre la Tierra y el sol. 
Según los autores,

> o cada objeto gira en torno de una estrella aún más lejana,

> o bien no gira en torno de ninguna estrella.

Pero los datos indicarían que la mayoría de estos objetos no giran en torno de una estrella.
Los científicos creen que los planetas se forman cuando los discos de polvo en torno de las estrellas forman terrones y éstos quedan atrapados en órbita. Tal vez los objetos recientemente descubiertos empezaron así, pero se vieron expulsados a órbitas más lejanas o totalmente fuera de órbita por la atracción gravitatoria de planetas más grandes, sugieren los investigadores.
Según Bennett, el estudio señala que ese proceso de expulsión es bastante común.
"Esto significa que estos planetas libres son tan comunes como los que orbitan las estrellas. Es como un censo de población: mostramos una parte de la galaxia y podemos estimar su número total extrapolando los datos", dijo Bennett.
Los primeros planetas errantes fueron detectados en el año 2000 por un equipo español, dirigido por Rafael Rebolo, del Instituto de Astrofísica de Canarias. En aquella ocasión, con técnicas ópticas, localizaron 18 y después han añadido algunos a la lista.
"Estos nuevos hallazgos son muy interantes. Significan que en nuestra galaxia habría miles de millones de estos objetos, puede que 2 o más entre la Tierra y las estrellas de su vecindad. Son conclusiones que confirman lo que nuestro equipo defiende desde hace una década. Muchos no nos creían cuando dijimos que habría más planetas errantes que estrellas del tipo solar, y ahora se confirma que son dos veces más abundantes", declaró Rebolo.
Sobre su formación, él fue cauto: "No está claro, aunque puede que haya un mecanismo, el de eyecciones de discos protoplanetarios, para los vagabundos menos masivos y otro similar a la formación de las estrellas para los más masivos".
Desde 1995 se han descubierto más de 500 planetas fuera del Sistema Solar, y se han detectado algunos que ni siquiera orbitan a una estrella. Ahora, los investigadores aseguran que el número de estos astros huérfanos es el doble que el de estrellas.
En el artículo publicado en la revista 'Nature' que revela el hallazgo de 10 nuevos planetas que flotan aislados y cuya masa es comparable a la de Júpiter, los autores defienden que la mayoría de esos planetas, los de masas más pequeñas, fueron expulsados por colisiones en los discos de material protoplanetario que dieron lugar a sistemas como el que integra la Tierra
"Si se hubieran formado como las estrellas, habríamos encontrado solo 1 o 2, en lugar de 10", argumenta Bennett.
Segun Bennett, la teoría sugiere que "planetas con la masa de la Tierra serán expulsados más fácilmente y, por tanto, serán más comunes que los Júpiter".
Algunos colegas incluso han planteado la posibidad de que estos planetas vagabundos, por tener una masa similar a la terrestre, puedan tener vida, a causa del calor generado por el 'efecto invernadero' de una gran cantidad de hidrógeno en sus atmósferas. Pero de momento son hipótesis con poco fundamento.
Las observaciones se realizaron desde un telescopio de 1,8 metro de diámetro ubicado en Nueva Zelanda y otro en Chile.
En su trabajo, los autores no descartan que un día el Telescopio Espacial Hubble puede encontrar que los 10 planetas en verdad están orbitando una estrella muy lejana, aunque apuntan que es raro que planetas con masas cercanas a la de Júpiter estén tan alejados.
Quizás, cuando el futuro telescopio de infrarrojos de la NASA bautizado como WFIRST sea puesto en órbita, estas incógnitas tengan respuesta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario