sábado, 2 de abril de 2011

Aumenta la radioactividad en el mar junto a la central de Fukushima

Los niveles de radiación suben en el mar, mientras la Agencia Internacional de la Energía Atómica recomendó ampliar la zona de exclusión en torno a la planta nuclear accidentada, a lo que se niega el Gobierno japonés.
La situación de la planta nuclear de Fukushima continúa provocando tensiones en el Gobierno japonés, que da la impresión de estar desbordado en algunas ocasiones. Según los últimos datos, la radiactividad en el mar japonés se disparó, con niveles de yodo que superan 4.385 veces los límites legales. Otras sustancias detectadas fueron el cesio-134 -783,7 veces por encima del límite- y el cesio-137, que supera lo permitido en 527,4 veces.

La agencia japonesa de seguridad nuclear insistió en que esas cantidades no representan un riesgo inmediato para la salud de las personas en la zona. Hidehiko Nishiyama, portavoz de la agencia, aseguró que "los pescadores no están trabajando en el área". Nishiyama también explicó que se van a incrementar los controles sobre el océano, haciendo mediciones a 15 kilómetros de la costa, mientras el ministerio de Ciencia va a hacerlos en un radio de 30 kilómetros.

La vida media del cesio-137, es decir, el tiempo que tarda su radioactividad en disiparse a la mitad, es de 30 años, mientras que son ocho días para el yodo-131 y dos años para el cesio-134.

Por su parte, el Gobierno japonés rechazó una recomendación del OIEA de ampliar la zona de exclusión nuclear de 20 kilómetros de la que hasta ahora ha evacuado a todos sus ciudadanos. La oficina atómica de la ONU lo propuso tras conocer los últimos datos sobre la contaminación. La medida supone evacuar a unas 130.000 personas, que se sumarían a las 70.000 ya desplazadas y a los afectados por el tsunami del 11 de marzo.

El Gobierno japonés ordenó incrementar las medidas de seguridad en las 55 plantas atómicas del país, lo que incluye disponer de generadores eléctricos de emergencia móviles para suplir posibles fallos en la red de suministro principal, y camiones de bomberos para garantizar la refrigeración de reactores y combustible. El Gobierno también decidió desmantelar la central cuando la emergencia haya sido controlada.

En la central de Fukushima Daichii continúan los trabajos para eliminar el agua contaminada del los sótanos del edificio del reactor 1. Tepco informó que el agua fue trasladada a un tanque de almacenamiento cerca del reactor 4. El agua bajo el 2 contiene altos niveles de radiación. El mal tiempo obligó a retrasar otros trabajos, como un plan para pulverizar resina sintética en las instalaciones y evitar la salida de radiación.
Hechos de Hoy / I. R. F. /

No hay comentarios:

Publicar un comentario