miércoles, 13 de abril de 2011

Aries 2011: Aries-Libra, la Guerra y la Paz, Festival de Pascua

Aries 2011


"Surjo y desde el plano de la mente, rijo."


Luna Nueva de Aries: 3 de Abril, 2011. Luna Llena de Aries: Abril 17, 2011.

Luna Nueva de Aries Extraordinaria: Seis Planetas en Aries

Y así, el Año Nuevo espiritual comienza en Aries. Este es el momento para iniciar esos planes e ideas que marcarán la pauta para los próximos doce ciclos lunares del zodíaco.

Aries rige la cabeza que contiene el cerebro, el instrumento de expresión física para las ideas que se transmiten desde el sutil cuerpo mental. El regente del alma de Aries es Mercurio, que personifica la nota clave de Aries, "desde el plano de la mente rijo".

Aunque Mercurio está más relacionado con la intuición o la conciencia búdica, también actúa como el mensajero desde el reino arquetípico de las ideas hacia su implementación en el plano físico. Marte como regente mundano de Aries es la fuerza que implementa esas ideas a través de la acción física. Por lo tanto este es un período de siembra, mientras que la cosecha se lleva a cabo en el opuesto polar, Libra - donde las consecuencias de las acciones propias se revelan.

La luna nueva en Aries (3 de abril de 2011) tiene un estelio extraordinario de seis planetas: Marte, Urano, la Luna, el Sol, Júpiter y Mercurio. De hecho, Aries 2011 bien puede comenzar con una explosión, en términos de un impulso inmediato, súbito, agresivo o aún violento en nuestras propias vidas, de manera colectiva o en el bang-bang de los actuales conflictos militares en África y el Oriente Medio.


Marte

Existen algunas oportunidades extraordinarias para los líderes con visión para establecer la nota correcta para el próximo año; también hay, en el peor de los casos, la oportunidad de hacerlo horriblemente mal a través de la impulsividad de Aries y por decisiones basadas en la reactividad emocional. El factor principal para atemperar durante la configuración de la luna nueva de Aries es la posición de Saturno en Libra, opuesto a todos los planetas de Aries - como patrón gráfico del "mango de un balde".

Hércules y los caballos salvajes

Estos planetas son como seis exuberantes caballos salvajes, galopando furiosamente en forma precipitada, arrastrando una carroza que rebota a lo largo de una pista llena de baches. Saturno es el conductor de la carroza, quien está sentado en la parte superior sosteniendo las riendas, tratando de seguir un rumbo y arrearlas. ¡La humanidad es el pasajero!

Uno se acuerda de la historia de Hércules en su primera prueba en Aries, donde es enviado para capturar a los caballos feroces de Diómedes, el hijo de Marte.[1] Sin embargo, por medio del orgullo y la impulsividad, Abderis el amigo de Hércules murió y el trabajo se convirtió en un contratiempo:



"Tan grande fue su deleite [Hércules] en la proeza así puesta de manifiesto que consideró por debajo de su dignidad agarrar las yeguas o conducirlas por el camino hacia Diómedes. Llamó a su amigo, diciendo: "Abderis, ven acá y conduce estos caballos a través del portal". Y entonces volvió la espalda y orgullosamente marchó hacia adelante.

Pero Abderis era débil y temía a la tarea. No pudo retener las yeguas, o ponerles los arneses o conducirlas a través del Portal tras las huellas de su amigo. Se volvieron contra él; le desgarraron y le pisotearon en el suelo; le mataron y escaparon a las más salvajes tierras de Diómedes."[2]

Esos caballos salvajes son un símbolo de la mente y el imperativo de disciplinarla y entrenarla. Aries es un signo de fuego, simbólico del plano mental y de las ideas divinas que emanan de ese reino. La comprensión de esas ideas es traída a través de Marte, un "planeta no sagrado". Sin embargo, su función es dar a conocer también que el "no-yo" reside, por lo general en el área que Marte rige, el plexo solar, el asiento del cuerpo astral o de deseo.



De ahí la tendencia a colorar las ideas con la naturaleza astral, distorsionándolas, permitiendo que el ego inferior domine, cuyo asiento de poder está también en el plexo solar. Combine esto con la exaltación del Sol en Aries y tiene una receta para que el ego y la mente se salgan de control. También hay una conexión entre Marte y las salvajes Yeguas, la última palabra relacionada con "mar", la naturaleza sensitiva acuosa. Cuando Jesús (que fue crucificado en Aries), dijo "no habrá más mar":

"...el mar tormentoso y pasional será reemplazado por el mar de cristal, que reflejará directamente la intuición superior y la reproducirá con perfecta exactitud en su superficie tranquila e inmóvil. El cuerpo emocional se dedicará exclusivamente al servicio"[3]

En la luna nueva de Aries en el 2011, dos de estos "caballos" son Marte y Mercurio, los regentes mundanos y esotéricos de Aries, otorgando un gran potencial para convocar a la intuición y permitirle manifestarse en acciones definidas. Mercurio está retrógrado, dando oportunidad de volver sobre el suelo andado y hacer las cosas bien, mientras que al mismo tiempo crea frustración y demoras para el impaciente Aries, disminuyendo la ofensiva. Sin embargo, este es un factor positivo y Saturno ayuda mucho en términos de dirección, acción disciplinada y controlada.

Esta polaridad Aries-Libra es un escenario de guerra y de paz. Puede ser una "guerra necesaria para combatir el mal" contra una paz que posiblemente sólo desee evitar egoístamente el conflicto; o puede ser una guerra imperialista y agresiva contra una paz verdadera que está conectada a la no intervención y a las correctas relaciones humanas.

Es muy posible que haya algunos baños de sangre terribles y luchas muy feroces, con Marte en conjunción con Urano al comienzo de Aries. Sin embargo, Urano es también el regente jerárquico de Aries (a nivel de la mónada o espíritu) y puede pasar el mensaje del espíritu a la materia (Marte), sin que necesariamente vaya a través de su intermediario, Mercurio.

Phillip Lindsay © 2011
__________________________

[1] Los Trabajos de Hércules, Alice A. Bailey.

[2] Los Trabajos de Hërcules, Alice A. Bailey.

[3] Cartas sobre Meditación Ocultista, Alice A. Bailey. p.248.





“Los doce festivales anuales constituirán una revelación de la divinidad.”


Aries 2011 - Festival de Pascua



-------------------------------------

Plenilunio de Aries

Domingo 17 de Abril de 2011 – 19:00 hs.


Nota clave: "Surjo y desde el plano de la mente gobierno"

-------------------------------------


El Festival de Pascua


Cada año celebramos la Pascua en la primera Luna Llena de Primavera, en el hemisferio norte, o de Otoño en el hemisferio sur. De éste modo comenzamos un nuevo ciclo anual con el Primero de los Tres Festivales Espirituales.

El Festival de la Pascua cae en el signo del zodíaco de Aries. Aries está en el comienzo de este signo, igual, si nos movemos en la rueda de la vida de la personalidad en sentido horario, hacia Tauro por Piscis; o si avanzamos en sentido contrario, hacia Piscis por Tauro. En el signo de Aries comienza el gran ciclo del círculo. Es a través de este signo zodiacal que el Primer Rayo de Voluntad - Poder llega a la vida en el planeta.

En el libro "Los Trabajos de Hércules", Aries es descrito como el signo del intelecto, como un signo de fuerza mental. Todo principio tiene su origen en el plano mental y en la mente del creador. La familia humana, el cuarto reino de la naturaleza, tomó consciencia de sí misma cuando se originó la capacidad intelectual, la cual diferenció al hombre del animal. La nota clave alude también al plano mental.

En el signo de Aries celebramos la Pascua. Es recomendable reflexionar sobre esta fiesta. El libro "La Reaparición de Cristo", describe a la Pascua como el gran festival de todos los cristianos en el hemisferio occidental, como el Festival del Cristo resucitado. Cristo es la expresión del Amor a Dios.

En la Pascua celebramos la resurrección a una vida nueva e inmortal, dicho en otras palabras, a la vida misma. Cristo, el Hijo de Dios, que a través de Jesús se tornó hombre, fue el primer Hijo del Hombre que probó que la muerte no tiene poder sobre la vida. La muerte puede destruir sólo la forma, desintegrarla en sus elementos componentes, cuando ella se vuelve inservible para la vida. ¿No es acaso ésta una benéfica y creativa función?, ¿no vemos acaso en la dificultad cotidiana mundial la eliminación de los desechos, la destrucción de la forma, por nuestra parte?

¿Qué pasó en el primer Festival de Pascua hace 2000 años atrás? Cristo, como hombre, nos mostró el Amor espontáneo en la vida cotidiana, cómo nosotros podemos y debemos practicarlo con nuestros semejantes. Esto halló buena y difundida acogida entre las personas, si bien que superficialmente. Fueron las mismas personas, aquéllas que gritaban: "Hosanna", durante la entrada triunfal en Jerusalén, que días más tarde, gritaban: "crucifícalo". Las clases privilegiadas, con sus propósitos de dominio, se sintieron amenazadas por Cristo. Él, con su modo de amar a la vida y su manera de hablar, se volvió peligroso para ellos; y por esta razón lo mataron crucificado. De este modo, el asunto estaba resuelto para ellos; el hombre, la forma visible había sido exterminada y ya no existía más.

Tengamos presente que Cristo hizo todo esto por voluntad propia. Él conocía su poder para poder evitar todo, si lo quisiese. Él pudo haber huido, de igual modo como lo hicieron, por intuición, José y María con el niño recién nacido, por causa de Herodes. Pero a pesar de todo, Él fue conscientemente a Jerusalén. Él sabia que sólo de este modo podía mostrarnos, en forma práctica, que la muerte puede destruir únicamente la forma visible y transitoria, pero no el aspecto de la vida misma. Para nosotros, en el mundo exterior, esto es muy difícil de comprender.

Inclusive sus discípulos, con los cuales vivió durante tres años y a los cuales les enseñó que Él debía morir y que luego resucitaría, mismo así, aquél Viernes Santo, pensaron que todo se acababa. Extrañamente, después de su resurrección, Él se había aparecido a unas mujeres que pertenecían al círculo de los discípulos. Ellas dieron las nuevas a los apóstoles y a los demás.

Con este hecho, acaecido hace 2000 años atrás, comenzó algo nuevo y radical para la humanidad. El hombre aprendió que la tan temida muerte, al final de cuentas, no tiene poder sobre la vida. Hoy, el Evangelio nos habla de esta resurrección, hecho que en aquel entonces, también pareció increíble.

Pues bien, ya hace 2000 años que celebramos el Festival de la Pascua, el Festival de la resurrección. Pero, ¿cómo es hoy nuestra convicción de esto?, y ¿qué efecto tiene sobre nuestras vidas?, ¿creemos en la posibilidad de nuestra propia resurrección?, ¿es la resurrección un hecho del futuro, o es un proceso largo que ahora comienza o que ya ha comenzado?, ¿es la resurrección un acto definido para nosotros, o tenemos que lograrlo todavía?, ¿es ello un asunto normal en nuestra vida cotidiana?

Reflexionemos un poco sobre este tema. ¿Qué es lo que nos conduce a la resurrección, o qué lo impedirá? De algún modo tenemos consciencia de las dualidades siguientes: alma y personalidad, espíritu y materia, Dios y hombre. La toma de consciencia de la personalidad fue un largo y difícil proceso de desenvolvimiento a través del camino de la evolución y, sin embargo, ésta es, simplemente, un paso necesario en pos de una finalidad todavía por venir. La naturaleza inferior del ser humano tiene que ascender, voluntariamente, a la cruz y morir en ella. Este hecho no acontece necesariamente en forma dramática como fue el caso del Gólgota, pero, ello es inevitable para la resurrección a una vida nueva.

Nosotros tenemos la posibilidad y, de igual manera la ocasión de matar, cada día, un pedacito más de nuestra personalidad. El desenvolvimiento y el uso de nuestra innata capacidad de discernimiento nos pueden ayudar en esto. Cristo nos prometió vida y vida en abundancia. ¿Qué quiso decir Él con esto, abundancia material o abundancia de la vida misma?

La transformación de la personalidad en un ser espiritual, en el Cristo, en el Hijo de Dios se consume a través de la muerte de la naturaleza inferior del ser humano, y ésta es una condición previa para la resurrección. Al final, la vida vence. Vayamos en pos de la vida y no demos importancia a todo aquello que obstaculiza. ¿Acaso no es ésta nuestra tarea en la vida?

Fuente: Texto Se escribió para la Luna de Aries en Marzo de 1997, por uno de los miembros del Grupo del Centro de Ginebra Sabiduría Arcana -

No hay comentarios:

Publicar un comentario